Trainido. Entrenamos contigo

Entrar
  • Cómo combatir las agujetas

    Categoría:
    Entrenamientos
    Etiquetas:
    agujetas |
    calentar |
    estirar |
    frío |

    Cómo evitar las agujetas

    Todo el mundo que ha realizado deporte alguna vez ha sufrido las clásicas agujetas musculares que aparecen siempre tras una práctica deportiva intensa. Básicamente son micro roturas de fibras musculares en una expresión mínima. El dolor que aparece se debe principalmente a dos razones:

    1. La primera razón puede ser porque se realiza un trabajo muscular cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de aguantarlo, sufriendo así micro roturas dispersas a lo largo del músculo que se ha sometido al trabajo.
    2. También puede darse que la fibra muscular en cuestión sea débil de por sí, y aunque el entrenamiento sea constante, siempre habrá tendencia a coger dolor en esa zona.

    El dolor característico de las agujetas es producido por la rotura celular: los elementos citoplásmicos se vierten al exterior, estos tienen una serie de iones de calcio y de potasio que son elementos irritantes y muy dolorosos, lo que pone en marcha un mecanismo de inflamación, que llega a su punto máximo entre las 24 y 48 horas posteriores al ejercicio que lo ha producido.

    Las zonas más afectadas por este dolor son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones, debido a que la zona musculotendinosa es la que posee más fibras musculares débiles y más tensión. Las agujetas acaban con las fibras débiles y las que consiguen aguantar la presión se van volviendo más fuertes.

    Cuando un deportista baja su nivel de entrenamiento, ya sea en intensidad o en constancia en la sesiones, muchas fibras musculares se atrofian o “acomodan”, lo que provoca que cuando comienza el entrenamiento intenso de nuevo las partes más débiles se rompen, lo que indirectamente provoca que se haga una selección de las mejores. El músculo tiene millones de fibras así que no es un mal mayor.

    Las agujetas son parte de un proceso de adaptación, lo único que se puede hacer para evitarlas es hacer ejercicio progresivo. Es totalmente cierto el dicho de que para que las agujetas desaparezcan lo más rápido posible, lo mejor es continuar con el ejercicio, aunque se haga incómodo debido a la sensación de quemazón o pinchazo.

    Aplicar frío local es una buena manera de bajar la inflamación y la sensación de dolor, pero no sólo de las agujetas sino de cualquier área lesionada o que se ha sobretrabajado y sufre agotamiento. A veces basta con una ducha en agua fría, o bien sumergir la articulación o la zona debilitada en un barreño con agua y algo de hielo, sin superar nunca los 20 minutos de tiempo de exposición continua al frío.

    Si es demasiado tarde y ya se padecen las agujetas, el único modo de quitarlas es hacer los mismos ejercicios que las produjeron pero con una carga de peso y repeticiones menor, para que el músculo sobrepase la barrera del dolor y se adapte a esa carga de trabajo. Otra buena forma de prevención o recuperación de las agujetas es tener una buena alimentación e hidratación, calentar bien antes de realizar el ejercicio, y una buena sesión de estiramientos al acabar.

Comentarios
  • DAVID
    2-6-2013

    HOLA SOY MEDICO Y SOBRE LAS AGUJETAS ¿como que el vaso con azucar es un mito? no es un mito es cierto pero no las elimina las prevee porque el azucar nos hace mas activos como la cafeina

  • Álvaro Yáñez
    5-6-2013

    Hola David, gracias por tu comentario.

    Desde el más absoluto respeto por ti y por tu profesión permite que dude de la capacidad estimulante de la glucosa comparada con la de la cafeína. En cualquier caso, y al amparo de los estudios científicos de los últimos años, no creo que ninguna de las dos puedan prevenir (estamos de acuerdo en que no las va a eliminar) la aparación del DMAR (las agujetas), ya que la teoría acepatada hoy día por la comunidad científica para explicar el origen del dolor responde principalmente a la aparición de microrroturas musculares consecuencia de entrenamientos para los que el sujeto y su musculatura no están adaptados.
    No solemos poner referencias bibliográficas por no aburrir mucho, pero si quieres echar un vistazo…
    Treatment and Prevention of Delayed Onset Muscle Soreness. Journal of Strength and Condiotioning Research, 2003, 17(1), 197-208

    http://www.hawaii.edu/hivandaids/Treatment%20and%20Prevention%20of%20Delayed%20Onset%20Muscle%20Soreness.pdf

Pingbacks
Enviar un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Secciones:
En Internet
Información
Trainido Trainido Empresas